www.avataresweb 2019
facebooktwittergoogle
Noviembre 15 - 2014
 

david leon
Simón Bolivar 24 de julio de 1783
17 de diciembre de 1830
-EL SIMÓN BOLIVAR QUE NUNCA PUDO SER
, O REALIDAD, INDEPENDENCIA Y LIBERTAD. Al entendimiento común, tales palabras parecen ideas diferentes, siendo más bien concomitantes, aunque los extremos indisolubles de ‘realidad’ y ‘libertad’ están necesariamente unidos por el proceso histórico de nuestra conciencia social, casi siempre sangriento, de la ‘independencia’ y sus próceres. De no preocuparnos por esta trilogía en su verdadero contenido histórico, incurriríamos en discursos necios, emocionales, sólo para la utilidad de algún momento fortuito, quizás electorero, ante un auditorio despabilado o perplejo, por no decir que ignorante, por asunto tan enmarañado.

Acercaríamos tal cosa, si nos preguntásemos primeramente, ¿qué es la ‘realidad’? Porque de no hacerlo, no sabríamos jamás que la ‘independencia’ es la obra histórica de “EL CONOCIMIENTO UNIVERSAL”, éste que ha logrado despertar en nosotros la esencia de nuestra propia ‘libertad’ como personas naturales, reales, haciendo emerger la realidad independiente a nuestros  ojos y a nuestro espíritu, independencia que después lo será de las armas, si ‘algo’ continuara estorbándolo; pero es obra de unos cuantos hombres, firmes ante la naturaleza ingénita de la libertad de su propio pensamiento, por la cual arriesgaron sus propias vidas por nosotros, pasando del presente, éste que ahora continuamos nosotros, después de que tales próceres se han ido, como M. SERVET, (1511-1553), español, G. GALILEI, (1564-1642), italiano, R. DESCARTES, (1596-1650), francés, a  quienes esperaba la tortura, la huida nocturna, o la hoguera, como único galardón.

Nos obliga esclarecer entonces, que si El Conocimiento Universal, armilar, enciclopédico, globalizado, nos ha descubierto la ‘realidad’, ¿por qué nos ha dado la ‘independencia’? Antecedentes necesarios, sin los cuales no es posible la ‘libertad’ en cabeza de las personas naturales y artificiales.

Dilucidarlo, porque de no tener claro  el asunto, la supuesta independencia y libertad propuesta al hombre natural y a las colectividades, no sería otra cosa que alharaca calenturienta de mesianismos revolucionarios indigeridos, de entrada sin salida, utópicos, sin algoritmo alguno, que terminan destruyendo en medio de matanzas internas y externas, deshumanizadas, meramente brutas, la obra fantasiosa que quisieron construir.

Entrando al asunto, en los primeros cuatro milenios de la Humanidad, ‘la realidad’ sólo se hallaba en cabeza de rey y sacerdote, aceptada para los súbditos creyentes en las lumbreras de Sol y Luna bajo el amparo de la obscuridad en sus propias almas, hasta que la historia de los hombres de la MESOPOTAMIA fue unida a la historia de los hombres de EGIPTO, por mediación de los griegos alejandrinos que la sacaron de tales ‘cabezas’, independizándola de sus poderes dinásticos; estos que usufructuando diezmo y tributo a su sólo favor, lograron imponer la ley de su propia sangre, reclamando para sí propiedad, herencia y nombre, como jurisdicciones territoriales y de almas con sus respectivos cuerpos, convirtiéndose en Cabeza, a partir de la cual se estratificaba lo que fuera la sociedad artificial de los hombres, lo que constituyó su RELIGIÓN DE LA PROPIEDAD.

¿Cómo fue la hazaña alejandrina? Descubriendo ‘La Primera Ley Verdadera’, real, desde la cual dependía, lo mismo que ahora y siempre, nuestro Universo concreto, continente de las interacciones macroeconómicas de todos los seres vivos e inertes, en medio del Caos: LA ECLÍPTICA; explicándose desde tal hallazgo telúrico y cósmico, las ESTACIONES, las primaveras, los veranos, los otoños, los inviernos, los vientos continentales fríos o calientes, las corrientes marinas, el oso polar y el camello, o los diferentes cultivos sobre la haz de la Tierra; pero, sobre todo, explicándose el observador en movimiento, por lo que halló la precisión científica de los Calendarios astronómicos, religiosos, políticos y civiles, lo mismo que la incidencia alternativa de luz y obscuridad, sobre los planos geopolíticos de sus dominios, saliendo de toda “confusión”.

 Efectos antedichos, fundados en el conocimiento externo de la realidad independiente, eclíptica,-fuera de algún, algunos o de todos los hombres-, que empezaron por ser instrumentalizados en la matemática del compás, la escuadra y la plomada; realidad ahora independiente, por la cual tuvieron la certeza de que ya no serían ensimismados como los animales, o de que ya no vivirían sus propias vidas existenciales como un sueño, al interior de las almas omnicomprensivas de su rey y sacerdote; sólo por haber descubierto la posición telúrica y cósmica, eclíptica, que definía la realidad para el universo de los hombres, dependiendo de tan sólo 23° y sus fracciones, como su ángulo generatriz; recuperando por tal acto, el espíritu para cada hombre, ahora vigilante y diurno, externo, antes subsumido en los poderes dinásticos de sacerdote y rey, que le permitirá la certeza de lo aprehensible e inteligible, de todo aquello que  pasa desde el único presente común a todos los hombres, sólo cuando están despiertos, hacia el pasado verdaderamente propio, para lo cual, también el alejandrino nos rescató la propiedad del cuerpo.

No obstante, después de que el griego alejandrino hizo innecesarios los cultos del sol y la luna, arrojando del Cielo Estrellado las potestades dominantes de sacerdote y rey, podemos afirmar, que aquellos cuatro milenios de la HISTORIA UNIVERSAL que culminaron con ALEJANDRO MAGNO, (356 a.C.-323 a.C.), macedonio, o mejor, con el IMPERIO ALEJANDRINO, del año 334 a.C. al 323 a.C.,-conformando LA GEOGRAFÍA DEL EJE, desde EGIPTO hasta la MESOPOTAMIA por mediación de GRECIA, en la Ciudad de la Ciencia, ALEJANDRÍA, como su ángulo de giro-, como el proceso del conocimiento de la realidad independiente para la libertad del hombre de las Multitudes del Mundo, su HOMONOIA, llegó a su fin con el IMPERIO ROMANO, cuando éste derrotó al IMPERIO PTOLOMEICO, en el año 31 a.C., en la Batalla de Accio, viniendo a su fin la obra grandiosa del HELENISMO en cabeza de CLEOPATRA VII, (69 a.C.-30 a.C.); por cuanto a los emperadores romanos, patricios en la ley de la sangre, les era inconcebible una realidad independiente de sus propias cabezas, más cuando empezaron a encarnar la divinidad sobre el universo de los hombres, por decreto imperial, desde al año 14 d.C.; acto político y religioso, que desencadena la persecución y exterminio de la Dinastía Ptolemaica, por OCTAVIO AUGUSTO, (63 a.C. -14 d.C.), el “divino”, pues CLEOPATRA  VII había engendrado un hijo de CAYO JULIO CÉSAR, (100 a.C. -44 a.C.), uniéndose en esta nueva dinastía Oriente y Occidente, cosa que implicaba revocar la herencia de los patricios; lo que a su vez, fue simultáneo al nacimiento de JESÚS DE NAZARET,-nombre que el lingüista retrotrae al profeta ‘JOSUÉ’-o con más precisión histórica, simultáneo al nacimiento del CRISTIANISMO, por cuanto la dinastía patricia imperial de Roma, borró todo vestigio real e histórico, tanto de Cleopatra y su hijo, como de la Virgen María y su hijo, todo por causa de la ECLÍPTICA.

Desde este vertiginoso tránsito histórico, en que se cruza lo religioso y lo político, el Dominio del Mundo volverá a ser ‘mera dominación bruta’ en cabeza del patricio romano, que tras la destrucción de JERUSALÉN y su TEMPLO, en el año 70 d.C., se entregará a las matanzas furibundas contra los cristianos; por cuanto tal doctrina, anunciaba el espíritu en propiedad corporal para todos los hombres, o el ESPÍRITU UNIVERSAL para todos los hombres sin excepción, condición unitaria para la posesión en derecho de la Tierra, como internacionalismo que destruía todo límite territorial, religioso y político, dinásticos, cosa iniciada por PABLO DE TARSO, (10 d.C.-67 d.C.); consecuencia desde la cual, el Imperio perderá de manera creciente el alma y el cuerpo de cada súbdito y creyente, que en tal promesa del CRISTIANISMO fundada en las razones de la Eclíptica, había encontrado la razón para morir, proclamando su propia libertad como persona natural, corporal. (Col 2.9).

Debiendo enfatizarse, que el CRISTIANISMO, no obstante expropiado de los hechos historiográficos que testificaran de su propio fundador, no se dejó vencer en el entredicho de la realidad y la ficción, en que los Emperadores romanos le decretaron su posible extinción, por cuanto, con las solas armas de su Espíritu sobrevivió, invadiendo el Imperio Romano, sobrepasando los vivos a los muertos en LAS DIEZ PERSECUCIONES durante tres siglos; hasta que, en el año 313 d.C., los Emperadores de Occidente y Oriente, CONSTANTINO y LICINIO, en luchas internas, por razones de seguridad, acordaron promulgar el EDICTO DE MILÁN decretando la libertad religiosa para los cristianos, quienes pudieron salir de sus lugares de cultos secretos; hasta que los patricios hallaron la ‘solución final’ contra esta creencia que cubría la universalidad de su Imperio, sustituyéndole su contenido verdadero, en el año 380 d.C., mediante el EDICTO DE TESALÓNICA, que convirtió el CRISTIANISMO en ‘iglesia oficial’ del IMPERIO ROMANO, dando nacimiento a ‘su’ IGLESIA CATÓLICA o Imperial, visible, de piedras muertas, en contraposición a la IGLESIA INVSIBLE de “piedras vivas” en el ESPÍRITU UNIVERSAL, nombrando asimismo por decreto a su Pontífice Máximo, prohibiendo al interior del Imperio los demás cultos, que pasaron a la clandestinidad; aunque es pertinente relievar, que tal ‘solución final’, fue la estaca clavada en el corazón del vampiro necrófilo con sus propias manos, pues, cuando sobreviene el siguiente siglo de las INVASIONES bárbaras, las dinastías patricias se habían trasplantado a las investiduras de su Iglesia Católica; fórmula política que les permitió ser dueños del Cielo y la Tierra, en sus afanes de divinización terrenal, dedicándose a extirpar de manera radical el espíritu humano, la libertad de su pensamiento, en la persona natural de la plebe,-o mejor, de las Multitudes de todos los confines del Imperio-, persona ésta que era destinataria de la ECLÍPTICA, dejándola ensimismada, interiorizada, quitándole su vida existencial externa; consecuencia fatal de la referida ‘solución’ para el Imperio Romano de Occidente, que ya sin la sangre patricia para defender militarmente su herencia de los siglos, le llegó su extinción en el año 476 d.C., viendo en el trono de los Césares al primer bárbaro como su rey; sobreviniendo a partir de allí, un milenio de obscuridad sobre el OCCIDENTE DE EUROPA, durante el cual se erradicó totalmente LA CIENCIA DE LA ECLÍPTICA, perdiéndose el tiempo realmente vivido por el Árbol Genealógico de la Humanidad, como Árbol del Conocimiento, en sus cuatro milenios de Historia; por cuanto se decretó como innecesaria la libertad del pensamiento en que se define la naturaleza de la persona natural, extirpándolo, desapareciendo la realidad externa de la interacción social de la conciencia humana, esfumándose en la sola conciencia del Papa, quien suplantó ‘el presente común de los hombres’, que volvieron a ser como los animales, sin ciudad. (Dn Caps. 2 y 4).

Claro que el Papa, sin dejar de ser Papa, con la  mano que no bendecía a sus fieles creyentes, para expandir su único foco de luz sobre la obscuridad de la inmensa extensión de Europa en ruinas, tendrá que realizar portentosas obras políticas, no de su propio genio, sino, llevado del proceso necesario y fatal que señalaba el ESPÍRITU DE LA HISTORIA, en el que las interacciones políticas y religiosas de la HISTORIA UNIVERSAL tienen que cumplirse; cosa insoslayable, que igual como el giróscopo cuando recupera la ruta desviada, señalará siempre hacia la libertad del hombre de las Multitudes del Mundo, de los sin padre, sin madre, sin propiedad, sin herencia, sin nombre; pues, que algún o algunos hombres se bajen de la RUTA DE LA ECLÍPTICA, por miedo a trascender sus límites territoriales de cuerpos y almas, no significa que ésta se detenga, o que pierda su rumbo; de donde, cuando llega el año 632 d.C., el hombre europeo, en pleno ensimismamiento, alienado del ’presente común entre los hombres’, sin realidad independiente, tendrá que entreabrir sus propios ojos por el azote del ISLAM de MAHOMA, que en el trascurso de una década, había ascendido desde sus ciudades sagradas de la Meca y Medina, en la Península Arábiga, hasta la MESOPOTAMIA; levantando a su paso conquistador el TEMPLO DE LA ROCA, sustituyendo el TEMPLO DE JERUSALÉN, en lo que fuera reconstruido de la antigua ciudad por segunda vez, como su centro de dominación religiosa, política y económica, monopolizando el COMERCIO INTERNACIONAL a su sólo favor; convirtiéndose su esplendorosa CULTURA ISLÁMICA, árabe, forjada por la DINASTÍA OMEYA, sunita, en la CIVILIZACIÓN DEL ISLAM, mezcla de árabes, selyúcidas, otomanos, persas, mongoles, magiares, sin olvidar las huestes timúridas de Tamerlán, invadiendo el Occidente europeo hasta los límites con el río Danubio.

De ser enfáticos, la cosa es que el CORÁN DE MAHOMA, enseña de manea clarísima a su creyente súbdito, que tomando posesión en su alma del MEDIO ORIENTE, ore inclinándose alternativamente hacia izquierda y derecha, Oriente y Occidente, poniendo sus dedos pulgares tras las orejas como el burro terco que le fue profetizado ser, con la mente puesta en “la piedra negra” que guarda el TEMPLO DE LA CAABA, lo que le asegurará el Dominio del Mundo, sólo después de derrotar el OCCIDENTE CRISTIANO, para lo cual le manda ejecutar LA GUERRA SANTA; pues afirma en su libro sagrado, que tanto los judíos en JACOB, como los israelitas en ISRAEL, tergiversaron ANTIGUO y NUEVO TESTAMENTO, robándole la primogenitura a ISMAEL, padre de los árabes y de todos los convocados a las tierras del MEDIODÍA; mandamiento para el cual, solo Mahoma dice la “verdad”, pues judíos, israelitas y cristianos,-los Evangelistas incluido Pablo-, son mentirosos, llegando al paroxismo de su ensimismamiento, cuando invoca a Dios por testigo de que JESUCRISTO como todos los hombres es igual que Adán, no su unigénito, poniendo como precio a su hija y a sus dos hijos, apuesta que perdió en su totalidad, pues a todos los vio morir; no obstante, indiscutible acierto político y religioso, cultural y civilizatorio, sobre pueblos y nómadas del Medio Oriente y Asia Central, que para nuestro asombro, no ha dejado de ser presente, haciendo que la historia profana brote de la Historia Sagrada. (Gn 16.12) (1 Jn 1.1-10; 2. 22-29) (CORÁN, Sura II, versículos 134-140; Sura III, versículos 52-60).

Debiendo recalcarse, para la claridad de nuestra temática, que estos dos personajes, el PAPA en el Occidente, siguiéndole MAHOMA en el Medio Oriente, fundamentan las autocracias absolutistas, que a partir de ellos, imperará sobre los hombres que siguen siendo presentes en el Mundo; inspirando todos los APARATOS DE SEGURIDAD DEL ESTADO y los MECANISMOS PARA ENTRONIZARSE EN EL ALMA DE LOS CREYENTES SÚBDITOS, en los que se hacen visibles los más absolutos autoritarismos, que aniquilan la libertad del pensamiento en la criatura humana, ensimismándola, subsumiendo ‘el presente común entre los hombres’, dividiéndolos en cambio, entre buenos y malos; clave de bóveda de la arquitectura religiosa y política, que vista desde nuestro  presente hacia el pasado inmodificable de los hechos, consiste en que solo EL PODER, político y religioso, vigente, “dice la verdad”, además de que, el solo es la bondad, aunque sea una vana mentira, no la realidad independiente, democrática, externa a los individuos, de donde, tampoco la Ciencia.

Continuando, al emerger en la HISTORIA UNIVERSAL este contrapoder, el Papado, como única cabeza de Europa, apoyándose en el IMPERIO MEROVINGIO, (S. V. al VIII), creará el IMPERIO CAROLINGIO, (S. VIII al IX), con PIPINO EL BREVE, de quien obtiene los ESTADOS PONTIFICIOS, para protegerse en medio de tanto bárbaro, en el año 751d.C., luego ungiendo al hijo de éste, CARLOMAGNO, haciéndole de paso la corona con ‘los clavos de la Cruz de Cristo’, cosa que se propalaba desde las parroquias, Imperio que se fragmenta; formando después el IMPERIO ROMANO GERMÁNICO, (962 al 1806), eligiéndose el Emperador de entre los reyes de las diferentes tribus germanas; obras que sólo pudo hacer fundándose en la continuidad política y religiosa del pasado IMPERIO ROMANO, (27 a.C. al 476 d.C.), del cual fue su heredero indiscutible, pues guardó la Escritura de su lengua muerta, cuando se contrajo el radio de su Capital, de su Cabeza; herencia que tuvo que poner a disposición de las tribus bárbaras de los germanos, quienes eran ya los dueños en posesión y derecho del Occidente europeo, compartiendo con ellos diezmo y Mitra, pues tales ‘imperios’ no fueron otra cosa que grandes fincas rurales, sin el tributo de la ciudad que no existía.

En consecuencia, quedándole por realizar la obra final de su gran genio político y religioso, fundando las ÓRDENES DE CABALLERÍA que realizarán LAS CRUZADAS, del siglo IX al XIII, de monje y sacerdote en una sola persona, mediante el ‘celibato’, la regla de oro para acumular riqueza sin división, desde HILDEBRANDO; pudiendo lanzar finalmente a EUROPA OCCIDENTAL desde los púlpitos y los reinos, bajo su única tutela, contra el ISLAM, ya en cabeza de la Dinastía Otomana, recuperando el COMERCIO INTERNACIONAL, pues triunfó; resolviendo transitoriamente, en este mismo ímpetu, la QUERELLA DE LAS INVESTIDURAS, el problema verdadero de su reino terrenal y espiritual, a la vista desde el siglo IX, pues los Señores dinásticos habían seguido apoderados de los diezmos y las Mitras, que fuera su préstamo histórico; como fuente privilegiada de riqueza, para unificar la dominación política y religiosa de territorio, alma y cuerpo, de sus respectivas tribus; intríngulis que habrá de ser el ‘origen’ de todas las guerras políticas y religiosas, en las que Europa se bañará en sangre por varios siglos, encubiertas como guerras civiles por la libertad.

Debiendo concluirse, que el PAPADO se mantendrá incólume por su éxito político y religioso, hasta finales del siglo XIII, en que viene la derrota de sus ejércitos CRUZADOS, los mismos que sustentaban los ESTADOS LATINOS DE ORIENTE, lo prometido a los reyes de EUROPA, a cambio de recuperar sus Mitras; sobreviniendo la fatalidad histórica, en la que EL ESPÍRITU DE LA HISTORIA vuelve a recuperar la ruta para el destino del hombre de las Multitudes del Mundo, pues cae CONSTANTINOPLA en el año de 1453, a manos del IMPERIO OTOMANO.

Desde entonces, viéndose el Papa y los reyes dinásticos de todo el OCCIDENTE europeo, ya fortalecidos por los tributos de sus nacientes ciudades, unidos a la componenda del Patronato Regio, obligados a redondear el Mundo, por lo que tuvieron que dedicarse a redescubrir LA CIENCIA DE LA ECLÍPTICA, hallando nuevamente la realidad independiente; misión apoteósica que logran culminar FERNANDO DE MAGALLANES, (1480-1521), portugués, y JUAN SEBASTIÁN ELCANO, (1476-1526), español, quienes redondean el Mundo por primera vez, globalizándolo, o mejor, completándolo, hallando ‘la otra mitad’ de la TIERRA y del UNIVERSO, en septiembre de 1522, llegando a su fin el milenio de obscuridad; hazaña épica, telúrica y cósmica, que da cuerpo real a la HISTORIA UNIVERSAL, rompiendo todo límite para la liberación del hombre de las Multitudes del Mundo, de los sin padre, sin madre, sin propiedad, sin herencia, sin nombre; que desde entonces, huirán hacia el  NUEVO MUNDO DE AMÉRICA que les ha descubierto LA CIENCIA DE LA ECLÍPTICA y su ARTE GÓTICO, flamígero, éste liberado de todo interior y de toda ley de gravedad; en contraposición, al “espíritu histórico” interior a los reinos dinásticos en la ‘ley de la sangre’ del VIEJO MUNDO, ciego, trascendiendo la CÚPULA ROMÁNICA de éste, o su ARTE ROMÁNICO, ‘la media esfera’ de su ‘medio Cielo Estrellado’, que el IMPERIO ROMANO había vuelto a imponer sobre el espíritu de los hombres, aprisionándolos bajo su arco de fuerza, cosa que también se hará visible en el TEMPLO DE LA ROCA; consecuencia de tal globalización, por la que, también este hombre de las Multitudes, volvió a recuperar el funcionamiento de sus dos hemisferios cerebrales, la herencia secuestrada de sus sabios alejandrinos, el CUERNO DE SU PODER, por el cual se liberará de LA ESFERA NOCTURNA DE LAS ESTRELLAS cuando halle su orificio fotográfico, dando cumplimiento a su destino.

¿Qué seguirá entonces, en esta lucha de la HISTORIA UNIVERSAL, en que se hace independiente la realidad para todos los hombres del globo terráqueo, hasta conseguir expresar la naturaleza de su espíritu humano, personal, corporal, en la libertad del pensamiento, por LA CIENCIA DE LA ECLÍPTICA?

Claramente, lo primero será LA REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA RELIGIOSA, de reyes, príncipes y demás Señores, para convertirse en la ley de sus propios reinos, a imitación del Papa, obra radical en cabeza de MARTIN LUTERO, (1483-1546), alemán, siguiendo su línea ENRIQUE VIII, (1491-1547), rey de Inglaterra y JUAN CALVINO, (1509-1564), francés, desencadenando la revoluciones políticas y religiosas desde arriba, excluyendo a los miserables y desahuciados de la Tierra, que dentro de sus límites, tenían que creer el ‘Credo religioso de su rey y Señor’, ‘su’ CONFESIÓN DE FE, so pena de perder hasta sus haberes pediculares, en la huida o en la ‘nueva’ hoguera.

Teología ésta, de la que asimismo serán inseparables, como en una moneda la cara del envés, las más inescrupulosas ‘teorías políticas y del derecho”, absolutistas, que hacia adelante continuarán justificando los más atroces crímenes, por cuanto desde entonces,  el  gran señor pasó a mediar entre el reino de la tierra y el reino de los Cielos; en las mismas que terminó terciando el PAPA, que fuera el “alma máter” de tales ideas, pues igualmente, había quedado como uno de los grandes señores, teniendo que  compartir sin aplazamientos, los mismos intereses materiales por las almas y los cuerpos, de uno y otro reino; siendo esta la razón histórica de NICOLÁS MAQUIAVELO, (1469-1527), florentino, JUAN BODINO, (1530-1596), francés, THOMAS HOBBES, (1588-1679), inglés, J. B. BOSSUET, (1627-1704); quienes justificaron el poder a cualquier precio, con tal de tenerlo y conservarlo sin cortapisas, aun al costo de falsear la verdad que fuera, pues también estos príncipes y reyes futuros de Europa, se volvieron ‘divinos’ por herencia, cuando no lo fueron por predestinación del Cielo; cosa que de ninguna manera fue original, pues es lo que define las culturas y civilizaciones desde el Extremo Oriente al Occidente europeo, sello fatal de la propiedad dinástica sobre cuerpos y almas al interior del límite, aún vigente en todo el “VIEJO MUNDO”, en contraposición al “NUEVO MUNDO” de América, empezando por la dinastía milenaria de lo que fuera el Imperio del Japón, cuyo Emperador encarna el mismo Cielo en su religión oficial Koshito Shinto,  según se le idolatra ahora mismo, en el alma del súbdito creyente.

No obstante, de manera paralela y en contraposición, dándose LA REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA RELIGIOSA para tales miserables y desahuciados, según el SACERDOCIO DE MELQUISEDEC, eligiendo las personas no las riquezas, en cabeza de ULRICO ZWINGLIO, (1484-1531), suizo, línea que seguirá THOMAS MÜNTZER, (1488-1525), alemán, y después JACOBO ARMINIUS, (1560-1609), neerlandés, quienes fundándose en el “NUEVO TESTAMENTO” del ESPÍRITU SANTO para todos los eccehomos de la Tierra, sin excepción, sin ciudades sagradas y sin templos de piedra, proclamarán la libertad del pensamiento ingénito en la persona natural, contra Papa y rey, desencadenando las revoluciones políticas y religiosas desde abajo. (Gn 14).

Pero, no obstante, línea teológica de ZUINGLIO a ARMINIUS, de “IGLESIA INVISIBLE”, libre, fundada en la sola inspiración del ESPÍRITU SANTO que da nacimiento a las “CONFESIONES DE FE” de puritanos, metodistas, presbiterianos, cuáqueros, pentecostales, etc., que asimismo será inescindible de sus propias “teorías políticas y del derecho”, democráticas, de las que nacerán las asambleas, convenciones y parlamentos, representativos, volviendo al origen en ‘el presente común entre los hombres’; que empezarán ejercitándose contra el Papismo,  el cesarismo, y contra todos sus trasuntos políticos encubiertos en el límite dinástico, territorial, racial, cultural, como en la opresión de unas nacionalidades por otras; de donde se inspirará HUGO GROCIO, (1583-1645), holandés, hasta alcanzar su realización en las Declaraciones Constitucionales de Inglaterra, Estados Unidos de Norteamérica, Francia, etc., expresa y expansivamente, desde GEORGE MASON, (1725-1792), norteamericano, y el MARQUÉS de LA FAYETTE, (1757-1834), francés.

REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA RELIGIOSA que, para ambas partes no será gratuita, pues EUROPA tendrá ríos caudalosos de su propia sangre, transcurriendo a la vista sobre los territorios de su geopolítica, lo mismo que árboles dentro de todo límite dinástico, de los que, en vez de frutos, los sobrevivientes humanos bajarán cadáveres.

En adelante, irreversiblemente, los hombres nunca más volverán a ser como los animales, sin espíritu, ahora recobrado en cabeza de la persona natural, por cuanto, aunque los reyes, príncipes y Señores de Europa, que también pretendieron solo ellos ser Cabeza, animados por Lutero y Calvino, tendrán necesidad de la Ciencia experimental y teórica sobre la realidad independiente, para acrecentar y defender sus propios reinos; ahora en franca lid los unos contra los otros, pero subrepticiamente, el Papa contra todos, éste que, era quien más tenía que perder, pues estaba a punto de esfumarse la gloria de ‘su’ pasado, quedándole poco, o nada por hacer, en este ‘presente común de los hombres’ que no pasa; siéndoles a todos evidente, por LA CIENCIA DE LA ECLÍPTICA, que ya no se era ‘dios por dentro’, o mejor, en el alma tremebunda de los hombres, que había dejado de serlo, sino, que, habría que ostentarlo en la realidad externa, independiente, en la ciencia de las fuerzas, de los desequilibrios, porque el MEDIO ORIENTE y el ASIA, ya disparaban cañonazos amarillos contra el OCCIDENTE.

Cuestionando el intrincado asunto, lo simple es que la Ciencia experimental y teórica sobre la realidad independiente, sólo es consecuencia necesaria y fatal del libre pensamiento, que para serlo en su realidad social, artificial, tiene primeramente que serlo en cabeza de la persona natural, pues es el lugar de su naturaleza; esencia que fue ingénita a los griegos de raíz helénica,-antes de sus mezclas raciales por las colonizaciones del Mediterráneo-, para la cual nunca necesitaron de una ley escrita, externa, convenida, artificial, como sucederá en los demás pueblos.

De donde, REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA RELIGIOSA, que una vez desatada en el fatalismo de sus consecuencias, simultáneamente, entrará en subsidiariedad de la ‘REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA CIENTÍFICA’, ésta en la que, al final, de manera asimismo progresiva y ascendente, se liberará el hombre de las Multitudes del Mundo, al inventarle la realidad externa, de todos o de nadie, como su verdadera RELIGIÓN DE LA PROPIEDAD; iniciándose con FRANCIS BACON, (1561-1626), inglés, GALILEO GALILEI, (1564-1642), italiano,-quien, dentro de la jurisdicción del Papa, no escapa a la tortura física y moral de éste, para que apostate de la realidad independiente en sus propias leyes-, RENÉ DESCARTES, (1596-1650), francés, quienes en conjunto estructuran el MÉTODO CIENTÍFICO que diferencia e integra el sujeto cognoscente y el objeto conocido, permitiéndole verificar el carácter externo de sus creencias, concepciones y la misma realidad, mediante la experimentación controlada o mensurada; línea científica que se inicia con NICOLÁS COPÉRNICO, (1473-1543), JOHANNES KEPLER, (1571-1630), WILLEBRORD SNEL van ROYEN, (1580-1626), holandés, CHRISTIAAN HUYGENS, (1629-1695), holandés, alcanzando su plena definición en la CIENCIA DEL CÁLCULO, de ISAAC NEWTON, (1642-1727), inglés, y GOTTFRIED LEIBNIZ, (1646-1716), alemán; quedando establecida desde entonces la realidad independiente en su propia ley, sistematizada por primera vez en la LEY DE LA GRAVEDAD-, que ordena tanto la MECÁNICIA CELESTE, como el MECANISMO de las fuerzas, generando el proceso de la primera REVOLUCIÓN INDUSTRIAL, inglesa, del año 1850-, y en el ANÁLISIS MATEMÁTICO, como su preeminente instrumento conceptual; éste que permitirá transformar el PLANO CARTESIANO, con CASPAR WESSEL, (1745-1818), noruego-danés, y JEAN ROBERT ARGAND, (1768-1822), suizo, quienes hacen posible la interpretación geométrica de los números complejos en el PLANO DE ARGAND, para la CIENCIA DE LA GRAN IMAGEN en el movimiento continuo de la PURA LUZ, liberando la conciencia cognoscente del objeto material en sí mismo obscuro, venciendo sobre la ley de gravedad; grandiosa hazaña que empieza haciéndose visible en al año de 1827 con J.N. NIÉPCE, (1765-1833), francés, y en 1839 con LOUIS DAGUERRE, (1787-1851), francés, siguiéndoles el sabio WILLIAM HENRY FOX TALBOT, (1800-1877)), inglés, quienes en conjunto ponen en evidencia la nueva ley de la realidad, de afuera hacia adentro, de la luz hacia la obscuridad, alcanzándose la nueva sistematización científica de la misma con JAMES CLERK MAXWELL, (1831-1879), escocés, y su comprobación experimental por HEINRICH HERTZ, (1857-1894), alemán, haciendo palpable la ‘nueva’ RELIGIÓN DE LA PROPIEDAD para el hombre de las Multitudes del Mundo; desarrollándose las invenciones sin límites, libres, democráticas, de propiedad general, con THOMAS ALVA EDISON, (1847-1931), norteamericano, NIKOLA TESLA, (1856-1943), croata, LEE DE FOREST, (1873-1961), norteamericano, etc., que dieron su plenitud al siglo XX; siglo que, ya con la MÁQUINA DE TURING y el ORGANISMO CIBERNÉTICO, producirá la segunda REVOLUCIÓN INDUSTRIAL del Occidente, ésta que holla y baja las estrellas del Cielo, cosa iniciada el 21 de julio de 1969, con el alunizaje del APOLO 11, tal como fuera profetizada por DANIEL, que se cumpliría en un lapso de 2300 años, desde la fundación de ALEJANDRÍA. (Dn Cap. 8).

Por supuesto que, a más de uno se le podría retorcer el cerebro de pensar que la cosa a discernir resultara así, un poco difícil, por cuanto es la ‘realidad’ en sí misma la que es ‘independiente’ de la cabeza de cualquier poder, cosa que tardó en descubrirse cuatro milenios de Historia Universal, poder, frente al que exigimos nuestra ‘libertad’ como hombres naturales, cuando hemos adquirido y realizado tal conocimiento; pero, cuando se toma un catálogo de palabras disponibles,-sin realidad independiente, propia, sin saber siquiera lo que es la ECLÍPTICA que descorrió el velo del NUEVO MUNDO DE AMÉRICA, la tierra de LA LIBERTAD para el hombre de las Multitudes, fuera de todo límite dinástico de Papa y rey, de sus jurisdicciones territoriales y de almas, que también incluían el cuerpo de su víctima común, de su oveja esquilmada-, palabras ajenas, prestadas, como ‘revolución’, ‘alienación’, ‘enajenación’, ‘reivindicación’, ‘deificación’, ‘explotación’, tan sólo propias de la profunda experiencia histórica de la conciencia humana de Europa, no gratuita, a lo que se añade la calentura de las armas, cosas aunadas, con las cuales los mesianismos febriles salen a salvar el resto del mundo, su limitada sociedad artificial y hasta a los mismos individuos, lo más que podrían alcanzar, no iría más allá de una frustrada emancipación; como decretar la ‘libertad’ de un esclavo que no sabe ‘de qué’, ‘por qué’, ‘para qué’, semejante al ‘hijo’ que se queda aprisionado en la PATRIA POTESTAD de su padre, sin realidad propia, subsidiado por éste, o semejante al ‘amo’ que ordena a su ‘perro’ que se vaya de su casa, ¡sin que jamás lo vea trascender tal límite!; de donde, ¡qué difícil! es saber lo que es una “revolución” en la HISTORIA UNIVERSAL, irreversible por su propia naturaleza, cuyo destinatario siempre será el hombre de las Multitudes del orbe terráqueo, quien debe nacer por segunda vez, a la misma que los poderes transitorios pretenden oponérsele; tal como lo pretendió EL PAPADO contra LA REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA RELIGIOSA en M. Lutero y contra la REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA CIENTÍFICA en G. Galilei, o como lo pretendieron las dinastías de Inglaterra contra la REVOLUCION INGLESA de Oliverio Cromwell, o como lo pretendió el CONGRESO DE VIENA contra La REVOLUCIÓN FRANCESA, o lo que fuera el Fascismo Alemán y el Socialismo Soviético contra el Capitalismo Internacional; pues una sociedad artificial,-siéndolo todas, por lo que se hacen y deshacen-, que resistiéndose a desaparecer reproduce desde el poder, político y religioso, hombres ensimismados, sonámbulos, de vida contradictoriamente interior, inconscientes, jamás desarrollará las aptitudes y actitudes necesarias de sus integrantes para discernir la realidad externa, que les permita nacer por segunda vez; no sólo diferenciándola del propio individuo, sino, al exterior de sí misma frente a las otras artificialidades, que interactúan en la simultaneidad de sus diferencias ante el presente de la vigila universal que no pasa; pero este sí que es el problema verdadero, aberrante, urgentísimo a resolver en una sociedad artificial, tal como lo griegos helenos que nunca dejaban apagar su FUEGO SAGRADO, pues de persistir, no habrá anamnesis que recobre ‘el presente común entre los hombres’, el presente perdido, “EL PRESENTE OLVIDADO”, ni catarsis, ni purgante que valga, cosa que para mayor ironía, dejaría al psiquiatra en la línea horizontal; pues de manera desprevenida, incurriríamos en el facilismo de encajar a alguien en el estado de locura, simplemente porque está ‘solo’, haciéndolo víctima de los Aparatos de Seguridad del Estado, pero, qué sucede cuando esta misma ‘locura’ se organiza colectivamente, defendiéndose. ¿Qué hacer? ¿La ignoramos? ¿La extirpamos? ¿La encarcelamos?

Quedándome por aclarar, o mejor, enfatizar, lo más simple, ¿puede algún ser humano concebir la libertad sin movimiento? Sólo necesitamos ver la Naturaleza a nuestro alrededor, diferenciándonos conjuntamente con los animales, respecto de las plantas, comparación de la que aprehenderíamos que, ‘ojo’, ‘visión’, ‘movimiento’ y ‘libertad’, naturalmente inescindibles, constituyen las razones que nos da la realidad independiente para ser libres, no y de ninguna manera, las ideologías calenturientas de quienes pretender fungir como nuestros libertadores, que cuando menos, son sólo necios; pero, si tal simpleza no fuera suficiente para la contumacia de algunos, expongamos entonces, que ‘no es lo mismo el movimiento que la cosa que es movida’, pues, ‘ninguna cosa se mueve por sí misma’, de donde, la causa es externa a todo proceso que afecta nuestros sentidos, o más enfático, sino despertamos, o peor, si morimos, todo terminaría para nosotros; asunto que fue intolerable a la ‘Conciencia Científica’, que apenas descubrió la ley de la gravedad, de la fijeza, del límite que nos aprisionaba, inmediatamente, se propuso descubrir ‘el movimiento que fuera independiente de las cosas’; descorriendo el velo de la PURA LUZ, el movimiento que es en sí mismo independiente de toda cosa, el ‘presente común entre los hombres cuando están despiertos’, “EL PRESENTE OLVIDADO”, que para nuestro asombro, nunca estuvo oculto a nuestros ojos; de donde, en consecuencia, nuestro científico descubrió LA CIENCIA DE LA GRAN IMAGEN, liberándonos de la pesada ley de gravedad que fijaba los objetos a su límite, incluyéndonos a nosotros mismos; acto por el cual, arrojó a los pies del hombre de las Multitudes las potestades del Cielo, sol y luna, sacerdote y rey, sustentadas en la obscuridad del alma humana, que fueron la cabeza inicial  de toda  jerarquía dominante; liberando la realidad’ en la CIENCIA DE LA IMAGEN, que hoy viaja libremente trascendiendo los límites de lo que queda de las ‘naciones’, tanto como decir, LA DEMOCRACIA DE LOS GRIEGOS que ha regresado sobre el orbe terráqueo, en el mismo reino de los Cielos. “EL PRESENTE OLVIDADO” “EL ESPÍRITU DE LA PROFECÍA…”“ECLÍPTICA…” “POLITOLOGÍA”.


Octubre 10 - 2014
 

-EL PRESENTE COMÚN ENTRE LOS HOMBRES,-sólo cuando están despiertos, siendo la vigilia social que un hombre deja cuando muere, incluso cuando duerme, de la que necesariamente se obtiene ‘la propiedad de ser persona en las cosas’-, como no pertenece a los haberes de ningún hombre concreto, pero a todos sin excepción les da su ‘comunión’, ‘común unión’, o comunicación, los más astutos y avezados de entre ellos, simulan apropiárselo con investiduras políticas, religiosas, militares, y hasta místicas, de necesaria ostentación arquitectónica, configurándose la más espantosa aberración de las criaturas humanas, tanto de quien cree, como de ‘quien’ asume ser el ídolo; al extremo de que, no obstante que la muerte les demuestra su pueril necedad, se les ve desfilar estúpidamente frente a los despojos de un líder embalsamado, para seguir en la ilusión de verlo vivo. “EL PRESENTE OLVIDADO”  “ECLÍPTICA…” “POLITOLOGÍA”.

-

-COMUNIDAD, es la relación social material permanente, ‘estable’, artificial, de carácter unitario, de las personas en torno al medio o medios, que le suplen una necesidad inmediata, necesaria, vital, tangible, evidente a todos, de carácter presente, como su acueducto, alcantarillado, o su cosecha prioritaria, etc.; en sus inicios, carece de toda ideología o discurso, por su realidad externa, palpable, pues basta un toque de campana o alarma, un mero gesto, y todos son atraídos al centro; de su estabilidad o buenos resultados permanentes, nace el ESTADO, en consecuencia comunitario, como reglamentación que integra las partes al todo, cuya justificación consiste en dar seguridad al Régimen de la Propiedad sobre las cosas que de allí emergen, comunes, públicas y privadas, en conjunto, “la cosa” que hacia adelante, ya confundirán las ideologías de los múltiples intereses contrapuestos; sin olvidar que también existen comunidades transitorias, como las que se forman ante las “calamidades públicas”: epidemias, inundaciones, incendios, terremotos, accidentes, etc. “POLITOLOGÍA”. ECLIPTICA.


Septiembre 08 - 2014
 

No tenemos una imagen material del cosmos, un centro material, gravitatorio, desde el cual pudiéramos ubicarnos, pero en el punto solar, como espacio aislado del caos que habitamos, definimos esta excepción como lo real en su propio límite, en su propia ley, desde la cual se desprende el orden para nosotros; pero no sería otra cosa que un heliocentrismo de lo inerte, porque tratándose del hombre natural que vive y muere, la verdad de su vida existencial sigue siendo ahora y siempre el geocentrismo de la Tierra; cosa que de ser controvertida, nos obligaría a tomar uno cualquiera de los astronautas que lo han sido, como testigo de tal verdad.“ECLIPTICA”.

-Hablar de la Humanidad, la extensión, el dinero, el movimiento, el Universo, como meras abstracciones o infinitos, no logran comunicarnos nada; es necesario hablar de la sociedad norteamericana, de la cultura china, japonesa, o hindú; del metro lineal, cuadrado o cúbico; de alguna moneda nacional o del caos cambiario de las divisas; del segundo luz; o de la ley de la gravedad, respectivamente. “ECLIPTICA”.

-Pretender describir “el hombre interior”, como una abstracción que sirva para todos, es un absurdo, porque si me esforzara en hacerlo, me encontraría tratando de hallar la cualidad común a todos, pretendiendo reducir las infinitas diferencias entre tales hombres, esfumándose mi intención primera; a lo sumo, hallando un hombre que no sea mentiroso, pues cuánto puede mentir un hombre desde su interior, algunos hasta nos dicen ser dioses o sus representantes, nos podría hablar de sí como hombre concreto, decir lo que ha comido y bebido de la despensa sin límites de este mundo, pero vaciando el contenido de sus propias vísceras, no siendo hipócrita, lo que a nadie le gustaría realmente, tan mal huele un hombre interior, aunque existen algunos pervertidos que se fascinan con los pecados ajenos.“EL PRESENTE OLVIDADO”

- -¡Qué tal! La plomada, la escuadra y el compás, también instrumentos de la moral social y la ética personal, en las manos de un ignorante, en un pequeño temblor de su trazo destruiría la ciudad que da ‘el nombre’ a todos, la misma que es el ascenso vertical de la propiedad en la verticalidad de todo derecho, expandiendo el radio de su capital que la ha originado, para que los hombres puedan entrar en ella ofreciendo la compraventa de los productos de su propia naturaleza, el conocimiento.

-


Agosto 01 - 2014
 

¿EDIPO? ¿NARCISO? ¿PERSEO? Disertémoslo a través de un cierto RUPERTÍN AGRIDULCE, comilón y bebedor, que viviendo gran número de años en la relación de luz y obscuridad,-de los cuales mitad durmiendo mitad vigilando, sobre este Universo telúrico, cósmico y social, del que supo no obstante, hallar los medios necesarios a sus fines, sirviéndose de sus posibilidades psíquicas y corporales, levantando la obra de su propia propiedad y nombre, adquiriendo ser en este mundo, haciéndose visible a sus congéneres, hasta dejarlo como herencia a sus descendientes-, igual que todos los hombres, finalmente, llegó al hoyo abrazador de la tierra, confundiéndose su definitivo olor con la fragancia de las flores y la sal vivificadora de algunas lágrimas; enumeraciones de tal hombre de marras, para preguntarnos, ¿qué sucedió con la vigilia, que bien o mal, le permitió ser un muerto grande o pequeño, en la tumba personalísima de ‘su’ propio pasado? ¿Acaso también fue una más de sus pertenencias alcanzadas? O, ¿podemos decir, que le fue absolutamente ajena, sin serle extraña, aunque inconsciente de su continuidad en la luz, pues cada día amanecía en ella, abandonándola y regresando una y otra vez para continuar su obra personal, hasta la obscuridad definitiva de ‘su’ sola muerte, quedando en su inmodificable medida?

Inquirirlo, porque tal RUPERTÍN, como todos los hombres, en general anónimo, es claro que pasó de este Mundo como algo definitivo, medible, contable en hechos, mientras que sus amigos, dolientes, y demás personas con quienes interactuó, continuaron sus propias obras en la simultaneidad luminosa de sus diferencias actuantes ante el Eterno Presente que no pasa; o mejor decir, ¡qué cosa!, murió en su personalísima propia obscuridad, mientras los demás, siguieron encandilados, sin medida, también ocupados en el afán de sus propias obras.

¿Qué fue entonces lo que quiso el insondable EDIPO, arrancándose sus propios ojos? ¿Nunca más despertar al Mundo exterior de la vigilia para no continuarlo? Pero, ¿cómo pudo conformarse con tan poco? Si no se quitó la vida de un tajo, ¿creyó entonces que era mejor escaparse como un cadáver sonámbulo al pasado fijo, petrificado, medible, propio, de todo lo vivido, eligiéndose a sí mismo, no a la realidad externa cambiante, quedándose ensimismado en su propia imagen refleja, igual que NARCISO y contrariamente a PERSEO que tuvo el valor de decapitarla, éste que descifró el misterio de la Luz con las armas de la Virgen? - “EL PRESENTE OLVIDADO”


Julio 07 - 2014
 

david leonDel Señor, ‘su’ perro, ‘su’ gato, y ‘su’ no-pez, podemos ver algunas relaciones simbólicas, además de las relaciones macroeconómicas del trabajo, en que interactúan los hombres y los animales, dando sentido universal a la simultaneidad de las diferencias, en que todos los seres existimos; acercando el asunto de los mencionados animales, comenzando por el perro, vemos que su función existencial tiene un carácter definido en relación a la propiedad de su amo, pues empieza por distinguir la jerarquía dentro de su casa; está siempre al umbral de la puerta, cuidando la propiedad interior al límite, no existiendo en la Naturaleza un perro para cuidar la propiedad exterior, pues de suyo sabe que ese más allá, es también una propiedad, pero de todos, en la que sería impertinente ladrar; lo maravilloso del asunto, es que este animal comprende que el mundo de los humanos es un mundo de propiedad, de conciencias, en el que hay que vivir educadamente, integrarse, afanándose en hacer o aportar lo suyo, como ser vigilante; aunque también sabe que podría sobrevivir como un perro vago, pordiosero, sin oficio, pernicioso, citadino, dueño de su propia chanda callejera, lo que tomaría para sí como una desgracia; de donde odia de manera natural al gato, éste que ama siempre la comodidad y la limpieza de las alturas, pero en los espacios interiores de la casa de su amo, por lo que nunca daría un paso hacia el mundo de la propiedad común, externa, vertiginosa; no obstante, la esencia psicológica de nuestro susodicho animal, que percibe a través de sus sentidos el mundo creado por los humanos, consiste en que sólo ama visceralmente la propiedad privada al interior del límite que ha trazado su amo, a lo demás, a lo nuevo que viene de afuera, a lo que es libre, le ladra como advertencia de peligro; de donde asimismo, odia el pez, de los ríos o de los mares, por cuanto sabe que es propiedad común o de nadie, externa al límite; aunque su extremismo psicológico, su pecado si es que fuera tan humano como su amo, además de aceptar el collar que le sea puesto, es que puede comerse en público su propio vómito, por lo que ¡tanto vale ‘su’ pasado!, igual que poco su libertad, pero de paso, si fuera mucha el hambre, jamás se comería un pez, por lo que tan sólo se refriega en su pelambre el olor de éste, como el perfume de una exquisita mortecina. - "ECLIPTICA"


Junio 05
 

david leon
Jean-Jacques Rousseau
28 de junio de 1712
2 de julio de 1778
-¿JUAN JACOBO ROUSSEAU? Pero, ¿cómo…el animal-hombre culpable, entonces reo? Sí, “…el espíritu corrompe los sentidos…”, incluso, “…hay más diferencia entre dos hombres que entre un hombre y una bestia…”; ni siquiera es el entendimiento propiamente, quizás los animales también lo tengan, sino, que es en su inherente “cualidad de agente libre” en donde se halla “la distinción específica del hombre entre los animales”, pues, “es en la libertad donde se experimenta la espiritualidad del alma”; siendo “su facultad de perfeccionarse la que desarrolla todas las demás, en circunstancias favorables”; tanto que, “se desea algo por el conocimiento que se tiene”, de donde, “un hombre que careciera de temores y deseos no se tomaría el trabajo de pensar”; por eso, “el salvaje privado de conocimiento no desea, sus deseos no pasan de la necesidades físicas, sólo conoce hambre, hembra y reposo”; así que, para la tranquilidad del planeta, propone seguir su consejo político, “alejar del hombre salvaje la tentación y los medios para dejar de serlo”, volviendo al “estado de la ley natural”, cosa que parece haber visto documentada en las crónicas de los caribeños de Centroamérica; porque incluso, tal es el grado de perversión del hombre a causa de su entendimiento libre,-este en el que se tipifica su delito-, que lo ha hecho trascender respecto al salvaje, hasta no cultivar la tierra si antes no la ve dividida, por cuanto, ¿quién podría ser entonces el destinatario del producto de su trabajo, de su propiedad, cosa ésta que “la ley natural” no respalda, maldición que hizo “un hombre necesario a otro”, por lo que “el más fuerte hacía más obra de mano” instituyendo el límite excluyente y “el derecho a la violencia”, acumulando para sí más riqueza, hasta ir más allá de las necesidades naturales hacia la comodidad y el lujo de lo innecesario, “el deseo, la codicia, la opresión, el orgullo”, dando nacimiento al Estado social de las diferencias y desigualdades entre los hombres, sacándolos del “estado de Naturaleza”, al que es necesario regresar esta malograda y aciaga criatura, más que un engendro, secuencia de argumentos, que al final, desde el año 1775, será el típico “DISCURSO SOBRE EL ORIGEN y LOS FUNDAMENTOS DE LA DESIGUALDAD ENTRE LOS HOMBRES”?

Remitiéndonos al Mosaísmo, ¿no es esto un trasunto tergiversado de la desobediencia originaria, adánica,-que desacata la advertencia de no comer del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, del Árbol del Conocimiento, pero evidentemente, según el Espíritu Profético, ésta prescrita a un hombre en su naturaleza libre, pues nada se le advierte a quien no puede desobedecer-, que ha sido empaquetada de múltiples maneras ideológicas y doctrinales, económicas, religiosas y políticas, que enfatizan subrepticiamente la culpa de esta malograda criatura para doblegarla, alejándola de su libertad pecaminosa?

Esclarecerlo, porque de esta equivocación voluntaria, subsumida, solapada, no escaparán las cacareadas doctrinas que fungen como mesiánicas desde los púlpitos sagrados y profanos, en que los lobos se visten como las ovejas, pretendiendo traer los remedios religiosos, políticos, sociales, morales, etc., a la miseria y desigualdad entre los hombres, que les ha ocasionado la propia naturaleza del espíritu humano que se expresa como libre pensamiento, el mismo que al nacer, de inmediato puja por hacer visible su propia propiedad.

Debemos inquirir, no obstante, si el “estado de Naturaleza” fue verdaderamente un presente pasado de nuestra Humanidad, desde el que supone nuestro susodicho filósofo, que salieron los hombres hacia el “Estado social y político” estableciendo su propia ley, al estado culposo y doloso de la propiedad, que ha tapizado la geografía humana de nuestra tierra de la violencia que no cesa y de lo innecesario que excede las necesidades del animal que somos.

Como quiera que nuestro filósofo cree haber cruzado el abismo que separaba tales estados contrapuestos, fundándose en nuestra propia naturaleza humana, en su ingénita libertad para decidir y obrar, cosa esta de por sí maligna,-exigiendo de paso no ser redargüido con argumentos traídos de la sociedad civil ya establecida, trasplantados al “estado Natural”-, incurre en la trillada falacia de “petición de principio” deduciendo falsas conclusiones, distrayéndonos con Thomas Hobbes, (1588-1679), y John Locke, (1632-1704), ambos ingleses, pues tratándose del ESPÍRITU HUMANO como base de su ‘Discurso’, ignoró de manera radical a los filósofos que desde HERÁCLITO DE ÉFESO, (535-484 a.C.), jamás defraudaron al querubín de sus propias vidas existenciales, consumiéndolas hasta sus propias muertes, por esclarecer la naturaleza de nuestro espíritu humano y la realidad liberada de los sueños: a RENATO DESCARTES, (1596-1650), francés, que en la 2ª de sus “Meditaciones metafísicas”, del año 1641, retomó la 4ª parte de su “Discurso del Método”, del año 1637, obras anónimas, desde las cuales, el científico moderno aprendió a no dudar de la existencia de su propio espíritu frente al mundo de la realidad externa, liberándose a sí mismo de todo ensimismamiento y dándose la seguridad de que la realidad no era uno de sus tantos sueños interiores, cosas que sólo le fueron posibles bajo el cielo de Holanda, para entonces libre de la opresión del pensamiento; lo mismo que ignoró de manera igualmente radical a GOTTFRIED W. LEIBNIZ, (1646-1716), alemán, que también esclareció la seguridad del espíritu humano frente al conocimiento científico de la realidad externa en su obra “Monadología”, del año 1741, ambos hombres, que lucharon a riesgo de sus propias vidas, entre las consecuencias de dos magnos hechos historiográficos del Occidente europeo, las GUERRAS DE RELIGIÓN DE FRANCIA, (1562-1598), y la GUERRA DE LOS TREINTA AÑOS DE ALEMANIA, (1618-1648), sobreviviendo a tal baño de sangre y rescatando el espíritu humano en la libertad del pensamiento para el conocimiento científico de la realidad, pudiendo salir Europa del mundo fantasmal de sus propios sueños en las cabezas dinásticas de Papa y rey; ignorando de la misma manera a I. KANT, (1724-1804), Prusia, su coetáneo, filósofo que declara la mayoría de edad de nuestro espíritu humano, su autonomía, quien, en su ilustración del “Conocimiento Trascendental”, esclarece cómo nuestro espíritu discierne el caos de la experiencia de los sentidos externos de todo cuanto existe, que llegan a nuestros órganos perceptores, sólo mediante las categorías de tiempo y espacio que son a priori en nuestra mente, categorías que nos dan la “percepción trascendental” después de organizar tal caos; como decir, vemos, oímos, olemos, comemos, sentimos, etc., la realidad externa que es simultánea, espacial, no temporal, siendo que una cosa no genera otra, pero la organizamos temporalmente hacia nuestro interior corporal, por las facultades de espacio-tiempo que en nuestro entendimiento son ingénitas, a priori, por naturaleza, no adquiridas ni enseñadas por ningún hombre; análisis éste que W.F. HEGEL, (1770-1831), alemán, retomará varias décadas después, para demostrarnos en su análisis fenomenológico, que la experiencia vivencial del sujeto de la que cree estar seguro como “aquí” y “ahora”, concretos, sólo es posible por causa de la vigilia que lo une socialmente a los demás hombres, pues el individuo separado en el mundo propio de sus sueños, carece de la conciencia del aquí y del ahora, como relación espacio-temporal de lo que es real.

Pensamiento de los referidos filósofos, que desde HERÁCLITO DE ÉFESO,-quien esclareció que “lo Común” entre los hombres sólo es la Pura Luz bajo la condición de estar despiertos, en vigilia, no dormidos ni muertos-, entronca con la línea del pensamiento científico teórico experimental, de CHRISTIAAN HUYGENS, (1629-1695), Países Bajos, y O.C. ROEMER, (1644-1710), danés, quienes respectivamente, descubren la naturaleza del puro movimiento en la Luz, absolutamente independiente de toda cosa material, ésta que sólo es movida, trasladada de lugar, y la velocidad finita de la Luz, que no puede ser superada; descubrimientos que un siglo después de J. J. Rousseau, fundamentarán la CIENCIA DE LA GRAN IMAGEN, que permitió hacer asequible el conocimiento científico de “nuestra realidad” al hombre de las Multitudes del orbe entero, sin genealogía, sin propiedad, sin herencia, liberándolo de la fuerza gravitacional de todo límite, terrenal, racial, cultural, lingüístico, económico, político, social, nacional, etc., abriendo su espíritu y su alma a la completitud del Cielo, lugar en que ahora habita la democracia del libre pensamiento, como en su propia Casa.

No obstante, queda más protuberante la falacia de nuestro filósofo J.J. Rousseau, porque, de una parte, promete regresarnos al “estado de Naturaleza” para mostrarnos tal hombre embrionario antes de ser modificado por el límite de la propiedad, cosa que vislumbra entre sombras que se mueven, sin que nos muestre realmente el modelo de esta criatura animal sin sociedad, haciendo sólo comparaciones desde el hombre actual, cosa que no permitiría a su oponente, y de la otra, se desborda su falacia incurriendo en la “predisposición cognitiva” o el “prejuicio cognitivo” de la libertad culposa, dolosa, pecaminosa, con el cual se atormentó el alma de los hombres que poblaron el Occidente europeo durante un milenio, esclavizando su espíritu, derrumbándose el Culto Público de la Religión de la Propiedad, quedando Europa en ruinas y la lengua viva del Imperio Romano, muerta, o más explícitamente, volviendo los hombres a ser como los animales, sin ciudad; dato historiográfico que ha debido exponer nuestro filósofo, en vez de recurrir al caribeño en apoyo de su argumentación, éste fundamentalmente de color negro, sin ciudad, traído como animal a las tierras de América por el blanco europeo, zarandeado luego por el posterior mestizaje enfermizo que extravió su espíritu y su alma, pues el aborigen centroamericano estaba en el esplendor de su propia ciudad, TENOCHTITLAN, (1325-1521), cima de otras civilizaciones ya pasadas; milenio contado desde el EDICTO DE TESALÓNICA, del año 380 d.C.,-que impidió la libertad de pensamiento para todo lo que se saliera de la Dominación del Mundo, éste que para tal tránsito histórico era propiedad dinástica del patricio romano, en cabeza de su Emperador y su Pontífice Máximo, de turno-, hasta la liberación de la conciencia religiosa de los reyes, príncipes y Señores de Europa por M. Lutero, (1483-1546), alemán, y J. Calvino, (1509-1564), francés, excluyendo a los miserables sin genealogía, sin padre, sin madre, sin propiedad, sin herencia, sin nombre, estos que a su vez, alcanzarán la liberación de su conciencia religiosa con ULRICO ZWINGLIO, (1484-1531), suizo, THOMAS MÜNTZER, (1488-1525), alemán, Y JACOBO ARMINIUS, (1560-1609), Países Bajos, ya en el año 1522, cerrándose tal milenio; en adelante, cubriéndose Europa en continuos baños de sangre por la LIBERTAD expansiva hacia el universo de todos los hombres, como los referidos con anterioridad, sólo por la única causa de haberse logrado la Primera Globalización del Mundo, que hizo la realidad independiente de las cabezas de Papa y rey, para todo hombre, o mejor, para el hombre de las Multitudes desarraigadas de la Tierra, hazaña lograda por Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano; viéndose el hombre europeo desde entonces,-por el acicate del Comercio Internacional y su riqueza libre a través de los mares, impedidos por el ISLAM-, necesitado de tal libertad de pensamiento para desarrollar la Ciencia Experimental, ésta prohibida desde la destrucción de ALEJANDRÍA en consecuencia del mencionado “Edicto…” , como único medio que le permitirá enfrentarse al rompimiento de los límites geográficos, políticos y religiosos del Viejo Mundo, que desde entonces había alcanzado su completitud con el “NUEVO MUNDO” de AMÉRICA, patria que lo será del hombre de las Multitudes venidos del orbe entero, desarraigado y expoliado de su propia tierra.

Así que, como nuestro filósofo de marras, es el vampiro que sorprendido por el mediodía del ESPÍRITU UNIVERSAL se clava su propia estaca, ayudémosle a profundizarla desde nuestro presente, pues su filosofía no fue cosa diferente a ser agencia de los poderes dinásticos dominantes, dueños de Europa, ésta aterrada por la REVOLUCIÓN NORTEAMERICANA, que con GEORGE MASON, (1725-1792), norteamericano, había declarado la Libertad para todo hombre natural como fundamento de su CONSTITUCIÓN; documentos ya institucionales, que en los haberes del Marqués de La FAYETTE, (1757-1834), francés, fundamentarán a su vez, la fuerza constitutiva de la REVOLUCIÓN FRANCESA sobre el Occidente europeo, que será el diablo desatado sobre el Occidente europeo con Napoleón Bonaparte, vencido finalmente por los poderes dinásticos en la Batalla de Waterloo, Bélgica, el 18 de junio de 1815, según lo declararon en el CONGRESO DE VIENA del citado año, que les devolvió las propiedades dinásticas sobre los cuerpos y las almas de ‘sus’ naciones; opresión que continuó, hasta la indetenible REVOLUCIÓN INDUSTRIAL, inglesa, del año 1850, acontecimiento por el cual tendrá que reconocerse de modo fatal y necesario, la LIBERTAD DEL PENSAMIENTO para todo hombre, en las Constituciones europeas, como único medio para acceder a la CIENCIA, teórica y experimental, libre, so pena de quedarse en ruinas; llegando el instante y momento, en el que este poder opresor del espíritu y del alma humana, de la persona natural y de las naciones, se expondrá a sí mismo a la luz del mediodía para todo el Mundo, pues el “Proceso de la unificación italiana”, culminando el año 1870, le arrebata de modo irreversible los bienes terrenales inmediatos a su trono, o los ESTADOS PONTICIOS, adquiridos desde el año 751 d.C., mediante las componendas con PIPINO EL BREVE, (714-768 d.C.), Bélgica, sumados a la herencia de la Duquesa Matilde de Toscana, en conjunto PATRIMONIO DE SAN PEDRO, dejándolo sin territorios, hasta que BENITO MUSSOLINE, (1883-1945), le permite fundar el ESTADO VATICANO dentro de la ciudad de Roma, en el año de 1929; por lo cual, ya no se acudiría más a la voz de filósofos profanos que le sirvieran de agencia, como nuestro ROUSSEAU, sino que tendrá que hacer sus propias declaraciones políticas, exponiendo finalmente el contenido de sus propias vísceras en la “Encíclica QUANTA CURA” y en el documento “SYLLABUS ERRORUM”, del año 1864, del Papa Pío IX, culminando tal exposición en la “Encíclica PASCENDI DOMINICI GREGIS”, del año 1907, del Papa Pío X, llegando definitivamente, el momento de su declinación parabólica hacia la obscuridad; poder que, ha sido fuente única y reservorio de iniquidades contra el espíritu humano heredadas del Imperio Romano, que ya desde las piadosas confesiones bajo tortura del SANTO OFICIO, en las que el propio reo tenía que demostrar su inocencia, mataban el cuerpo de la criatura para salvar su alma, según se decía, continuadas en la práctica política de los Aparatos de Seguridad del Estado en todo el Viejo Mundo, hasta el día de nuestro presente.

Sin perjuicio de lo antedicho, no obstante, debemos subsanar siempre, los errores introducidos por los sinsentidos o malentendidos de las opiniones generalizadas de cada época, propiciadas por la conveniencia al “poder imperante”, sin ejercer obviamente, desde ningún punto de vista, las persecuciones sabidas al cuerpo o al espíritu; pues no romperíamos esta cadena sin fin, que subrepticiamente niega la naturaleza del espíritu humano en su necesaria manifestación social, ensimismándolo, so pretexto trillado de proteger los límites territoriales, raciales, lingüísticos, culturales, sociales, políticos, etc., convirtiendo la indefensa criatura humana en una obra siniestra de ventriloquia, a través de la cual habla el poder en todos sus manifestaciones, el periódico de sus noticias, la secta de sus creencias, o el partido político, pero menos la realidad en sí misma, que sólo puede ser independiente a la conciencia de todo poder, única realidad para todos, externa, verdaderamente social o democrática.

Concluyendo de nuestra parte, que no son los hechos del animal-hombre, como desear, pensar, decidir, obrar, etc., lo que debemos tomar como fundamento necesario que nos permita explicar su tránsito del supuesto “estado Natural” hacia el “Estado político o social”, sería como el náufrago en altamar halando de su propios cabellos para no hundirse, al contrario, debemos darles a tales hechos un Presupuesto, que nos permita prever su consumo y gasto para su existencia posible y probable, asegurándoles su continuidad; por lo que, un ser cualquiera de la Naturaleza, no desea de por sí alimento, vestido, casa, aprovisionamientos, etc., porque los quiera caprichosamente, o “libremente” contra natura, como nos lo afirmara J.J. Rousseau, como si fuera o se hiciera de por sí individuo, huevo ciego, partenogenético, aislado, o como si el pantano ya estuviera en el huevo del flamenco, o como si el desierto ya estuviera en la génesis del camello, cosas que pudieran aparecer como ciertas a nuestros órganos perceptores de los sentidos externos, lo que no es así, pues también existen aves que no vuelan sino que corren, o animales que teniendo ojos se guían en su movimiento por otro sentido; posición filosófica esta, que sería desconocer la simultaneidad de las diferencias espaciales en que los seres coexisten, de donde obtienen su “ser” y “deber ser”, lo que es el Principio y fundamento de la MACROECONOMÍA en su naturaleza telúrica y cósmica, cosa visible en el girasol, lo mismo que en la interacción de la abeja y la flor, éstas que no teniendo ninguna relación genética o temporal, tienen en esta mutua interacción, evidente de por sí, la razón vital de su existencia, su mutuo derecho a la existencia, siempre y cuando no sobrevengan azares externos que lo impidan; derecho que obviamente no es gratuito, jamás, tiene su propio costo para cada ser, por insignificante o repugnante que sea a nuestros ojos, como la mosca que hace de superintendente de higiene en los ambientes inmediatos; porque del axioma que hemos presupuestado, deducimos que todos los seres de la Naturaleza son productores de bienes y servicios, como el aceite y la miel, o como el caballo que carga, o el buey que tira del arado; llegando al quid de nuestro asunto, el hombre en la Naturaleza es el único ser productor de conocimientos, uno de los cuales fue producir o inventar la fuerza para multiplicar la suya propia; viéndose obligado a domesticar el toro, pudiéndole uncir el arado a sus cuernos, lo que le permitió delimitar la tierra e imponer la medida del trabajo o fuerza de la bestia, a los demás hombres, por cuanto, ya teniendo una fuerza mayor, pudo comprar las inferiores en fuerza; o decirlo de una manera más explícita, el primer hombre que domesticó el toro, multiplicando su propia fuerza, pudo comprar el trabajo de los demás hombres, pasándolos del “estado de Naturaleza” al “Estado político y social” del límite, de su derecho y ley, comprándoles el producto de su propia naturaleza, el conocimiento, que es realmente el valor intangible de lo que se compra y se vende, no las cantidades brutas de materia pesada; convirtiendo el animal-hombre,-éste que disputaba los bienes naturales en igualdad de condiciones con los demás seres de la Naturaleza, trabajando para la sola división en el consumo, de él y de su progenie, por lo que era siempre el mismo al declinar el sol-, en hombre-social, que lo será de la ciudad, éste que ya trabajará para los bienes de acumulación o multiplicación social, para y por los bienes del producto de su conciencia, necesariamente de interacción social, que le permitirían ser diferente al anochecer de cada día.

Este fundamento de “la bestia”, como origen del Capital, en Cabeza de un hombre, es la causa o fuerza que permite fundar o poner los cimientos para levantar la ciudad que es ‘capital’ y su torre, rodeándola de su propio límite, muro o foso infranqueable, por cuanto el Capital o fuerza mayor no puede comprar más fuerzas menores de lo que puede; pues la Ciencia o conocimiento de tal fuerza, impone que si se deja igualar por otra, perdería la naturaleza de su desequilibrio, convirtiéndose de “compradora” en “comprada”; cosa que se hará visible en los ‘efectos’ del cambio impulsado por la fuerza, no sólo de mercancías sometidas a la ley de gravedad, sino, de las mismas monedas o divisas, éstas que hacen visible la Ciencia del movimiento abstracto del Capital, en el que se supera tal ley de gravedad, haciendo que las mercancías viajen a través del Comercio Internacional, impulsadas por el radio expansivo de las respectivas fuerzas en desequilibrio que las producen; rompiendo todo límite territorial, dinástico, cultural, etc., hasta que la mayor fuerza, Cabeza o Capital, por la invención irreversible de nuevas fuerzas fundadas en la naturaleza del libre pensamiento, se convierte en Civilización, imponiendo su Lengua viva y dejándonos su Escritura; ésta, que llegándolo a ser de una lengua muerta, cuando el radio del Capital que le dio vida se ha contraído, nos testifica del pasado que sigue siendo nuestro presente, recuperándonos el cordón umbilical que nos une al origen de nuestra Humanidad, para decirnos lo que sucedió al principio, en la primera ciudad, mostrándonos su arquetipo; tal como la BIBLIOTECA DE ASURBANIPAL, en NÍNIVE, que desde su propio lugar en la MESOPOTAMIA, nos revelara los secretos del TORO ALADO, su RELIGIÓN DE LA PROPIEDAD, ostentando la Mitra del derecho sobre los bienes de la Tierra, que mediante sus alas, también tendrá el derecho sobre los bienes libres, democráticos, del Cielo Estrellado, todo por la naturaleza del libre pensamiento."ECLIPTICA"


Mayo 30 - 2014
 

david leon¿QUÉ O QUIÉN ES EL HOMBRE COMÚN? Cualquier persona lo sabe de por sí, basta que le preguntemos sobre su “árbol genealógico”; en la gran multitud, en la muchedumbre de gentes, algunos escasamente alcanzan a retrotraerse a sus abuelos, difícilmente a sus tatarabuelos; no obstante, si preguntásemos a un hombre clasificado por la propiedad, bien que sea duque o conde, éste fácilmente nos haría el “árbol genealógico” de sus antepasados, de ahí ‘su’ dinastía, su herencia, su cultura, su historia, y su altivez de rostro sobre los demás hombres; tal controversia, no tiene otro fundamento inicial que la propiedad acumulada por la mayor fuerza, o fuerza extrahumana, cuyo arquetipo es el TORO ALADO que desde la antigüedad sostiene los muros y columnas de “LA CIUDAD”, o la verticalidad de su DERECHO que le define la SEGURIDAD DE SU EXPANSIÓN; para lo cual, las fuerzas tendrán que renovarse incesantemente rompiendo de por sí todo límite geográfico y político; lo mismo que después se obscurece ante un Estado de leyes injustas, usufructuadas por los poderosos, haciendo que la ciudad pierda la verticalidad de su DERECHO, obstaculizando la expansión de las fuerzas extrahumanas, para impedir la clasificación de los demás hombres en la RELIGIÓN DE LA PROPIEDAD; ejemplo de lo cual, fueron los derechos del Señor de la gleba sobre la “primera noche”, por los cuales accedía a la virgen novia, sobreviniendo los interminables conflictos políticos y sociales; de donde, contrariamente, el hombre de las multitudes no tiene “propiedad hereditaria” que sustente su simiente y nombre, sólo se reproduce biológicamente, no cultural ni socialmente, de ahí su carácter de proletariado, o mera prole, sin clasificar, porque todo en él es de consumo inmediato; aunque el asunto, hoy se trata fríamente en la maraña de las Ciencias Políticas, se olvidan algunos factores entre otros, maravillosamente decisivos, entre el fragor de la ficción y la realidad que caracterizan nuestras carencias humanas: lo primero, es que el “VIEJO MUNDO” sigue siendo propiedad ancestral de las antiguas dinastías de sangre políticas y religiosas, lo que es necesarísimo contraponer al “NUEVO MUNDO DE AMÉRICA”, como “tierra prometida de la LIBERTAD” al hombre de las multitudes, al desarraigado, al expoliado desde todos los límites geográficos y políticos de nuestro orbe; lo segundo, es que este álgido problema divide las SAGRADAS ESCRITURAS judeocristianas en ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO, último que, por la SENTENCIA de PONCIO PILATOS,-ya conocedor de la ‘revolución de los Gracos’ sucedida un siglo antes-, sobre JESUCRISTO, se convirtió en los derechos religiosos de herencia de los sin padre, sin madre, sin genealogía, o mejor, de los expoliados de toda la Tierra; pues la alta clase sacerdotal y política del Reino de Judá, mediatizadas por el Imperio Romano, exigían la muerte de éste hombre por cuanto se hacía HIJO DE DIOS, prometiendo su NOMBRE, Simiente y Herencia, a los desheredados de la Tierra, tirando al traste sus privilegios, y de paso, disputando la divinidad patricia al César de Roma; a lo que el Prefecto romano les replica: ‘-¿He de matar a vuestro Dios?’, increpación a la que hubieron de responder: ‘-Sí, mátalo, porque, o sino, desapareceríamos como el Pueblo que somos, por esta tradición, esta tierra y este templo’. "ECLIPTICA"


Mayo 17 - 2014
 

“¿HÉROES?” Sí, y todavía creemos que sólo fue un mito, el que todo un colectivo de hombres se lanzara sobre el abismo de los mundos infiernos, poblado de dragones que habitaban la tierra del fuego, GLOBALIZANDO EL MUNDO Y EL UNIVERSO POR PRIMERA VEZ; por lo que arrojaron de sus almas las construcciones artificiosas de Papa y de rey, uniendo los hemisferios terrestres y celestes, dándonos gratuitamente la Realidad completa y el Nuevo Continente de la LIBERTAD, pero además, completando el funcionamiento de nuestros dos hemisferios cerebrales; qué indignos hemos sido de pisar el mismo mundo de FERNANDO DE MAGALLANES Y JUAN SEBASTIAN ELCANO, sólo erigiéndoles un monumento de piedra a sus meros cuerpos y no un recuerdo siempre vivo de sus espíritus, en nuestros corazones."ECLIPTICA"


Mayo 08 - 2014
 

Cuando decimos HISTORIA DEL ESPÍRITU, no referimos al ESPÍRITU O RAZÓN UNIVERSAL como dueño de la simultaneidad de todas las cosas, que han estado y están, ante su presencia esencial que no pasa; pudiéramos intuir con cierta facilidad el quid del asunto, si observamos que es usual decir desprevenidamente: “todo pasado fue presente”; lo que es difícil para el afán de los hombres comunes, es discernir, ‘¿hacia dónde pasó “lo” que dejó de ser presente?’ ¿En qué dirección? Porque de alguna manera lo recordamos, pero ‘ya no es’; y si la tal cosa ’fue presente’, ¿ante qué o ante Quién? Tal paradigma nunca dejó dormir a HERÁCLITO DE ÉFESO, ni a PLATÓN, ni a DESCARTES, ni a NEWTON, ni a LEIBNIZ ¿Qué sería de nosotros ahora, si tales hombres sólo hubiesen venido a dormir en este mundo?:“EL PRESENTE OLVIDADO” “EL ÚLTIMO DISIDENTE”


Abril 26 - 2014
 

- Tanto decimos del “yo”, y tanto pronunciamos esta palabra, que nos sorprende lo difusa que es, al instante de analizarla; más todavía, cuando somos inconscientes del craso error que cometemos cuando decimos habitualmente “yo soy……”, sin ninguna disposición cautelar que mitigue su obligado uso, si tal fuere el caso; entrando al quid del asunto, nuestro “yo” es un concepto diurno, visual, externo, ‘presente’, que mide lo espacial, en el obligado fundamento de la interacción social de nuestra vigilia, en la que es relativamente activo; porque, cuando duerme, es absolutamente pasivo, interno, por lo que tan sólo mide lo temporalizado, lo que ha quedado fijo, inmutable, ‘pasado’, aunque nos diera la impresión de permanecer en movimiento; así que, remitiéndonos a la cotidianidad, cuando la gente nos dice “soñé”, en realidad nos está diciendo que su “yo” quedó cautivo, sin voluntad ni intención, o enmarañado en imágenes caprichosas del sueño o del ensueño, cuando se retiró transitoriamente de la interrelación con los otros; la primera consecuencia de lo antedicho, es que el “yo” individual no es la verdad en ningún momento, lo esencial, porque no sabemos qué lo desaparece, o por qué desaparece a intervalos, sobreviniéndole la obscuridad, pues duerme, incluso muere; la segunda consecuencia, es que al nacer del vientre materno, o despertar por primera vez, vemos primeramente la realidad externa de manera espacial, discontinua, pero al regresarnos al vientre del sueño, cuando volvemos a salir desde allí, o a despertar por segunda vez, ya vemos la realidad externa temporalizada, en proceso de reconocimiento, o como continuidad del sueño; aunque es más simple decir, quedamos viendo a medias, mitad desde adentro, mitad desde afuera; problema que, de quedarse sin resolver, hace a la criatura humana irremediablemente buscadora de sustitutos de su yo, como la raza, la sociedad, la cultura, la religión, el partido político, el Estado, etc., que desde tal momento son los que piensan, dominan y dirigen su vida existencial, no la mencionada criatura; de donde, totalizando tales consecuencias, ningún hombre está, o habla en la verdad,-menos aun el sustituto que se haya buscado, acto éste que tendría que hacerlo desde afuera plenamente, sin temporalización alguna, cosa que, en suma, sólo le sería posible a Dios, como Eterno Presente-.:"ECLIPTICA"


Abril 26 - 2014
 

- Al primer hombre que tuvo a su favor ‘la fuerza extrahumana’ capaz de comprar ‘trabajo humano’, lo primero que puede habérsele ocurrido, fue asegurar su simiente, propiedad, herencia, ‘nombre’, trono, límite y ley, todo en un mismo acto indisoluble, a su único favor; y si se creyera dueño de todas las mujeres, es indudable que, de entre todas, ‘solo una’, necesariamente virgen, era la mujer predestinada a su simiente; de causarnos hilaridad, tendríamos que reinos también de la peligrosísima institución del ‘eunuco de palacio’, que por toda evidencia, cuidaba de la simiente de su Señor; el arquetipo mosaico de tal personaje fue Nimrod, fundador por esa razón, de Babel, o también de Nínive; pero, entre la realidad y la ficción, lo fue Gilgamesh, cuyo nombre significaba “cara de buey”, aunque para el historiógrafo, no podría ser otro que Sargón I de Akkad.:"ECLIPTICA"


Abril 13 - 2014
 

- Con frecuencia, en nuestras lecturas, nos topamos con las expresiones de “Estado universal”, y sus correlativos, como “Sociedad homogénea”, etc., intríngulis que implicaría dominar el Capital, o someterlo bajo dominación política; lo que se corresponde con todo un proceso ideológico, al interior de Europa, que logra la univocación de otras expresiones que van tomando jerarquía ascendente, eficacia y efectividad, como “Estado social”, “Partido Obrero…”, “Laborismo…”, “Democracia social”, “Democracia cristiana”, etc., hacia la vía pacífica, o democrática, del “Socialismo…”; quién, o quienes hayan puesto inicialmente estos equívocos en la mente de economistas, sociólogos, politólogos, estadistas, no es tan relevante, como sí lo es el absurdo que implican; pues, subrepticiamente, se pretende con tales conceptos, paliar sentimientos de culpa o responsabilidad en los llamados intelectuales comprometidos, que pronto se ven afiliados a ellos, como sentimiento de lucha, pues tales expresiones parecen ser un llamado a la paz de un mundo en guerra permanente, por causa de los mercados libres de cambio inequitativo; razón ésta por la cual no llega la justicia social, la igualdad, la fraternidad, que hasta ahora, parecen haberse quedado en la utopía; pero es claro que esta ‘fraseología’,-que ha tomado las divisas de la Revolución Francesa, dándoles otro contenido de voluntad intencional, pretendiendo hacer progresar las concepciones sociales y políticas, o modernizarlas a tono con el desarrollo indetenible del Capital internacional-, además de calenturienta, falseada y absurda, esquiva el verdadero conocimiento de la realidad independiente del sujeto que aspira a conocerla; es decir, poniendo el objeto entre manos, “Capital” es desequilibrio de fuerzas, en el que las fuerzas mayores compran a las menores, originando de manera concomitante o simultánea, el movimiento económico, social y político; lo que, en contraposición sustantiva o adjetiva, al socialismo,-éste que sería todos produciendo con la misma fuerza, para la equidad del cambio-, nos arrojaría un absurdo desaforado, pues no habría movimiento; haciéndose necesario, apoyar la punta aguda de nuestra observación sobre unos hechos del actual presente histórico: que la Federación Rusa, China Popular, o Corea del Norte, se hicieran inmensamente ricas con sus propias versiones del “socialismo”, es una verdad que se aplica sólo a sus ‘Estados militaristas’, no a sus propias ‘sociedades civiles’, inermes, que siguen siendo pobres; pues tal estrategia, fue aplicarse a producir para la mera exportación, no para el consumo interno de sus gentes, lo que llenó sus propias ‘arcas Estatales’ de las divisas del Capital internacional, de moneda libre, democrática, en desequilibrio, precisamente de lo que decían combatir; volviendo a las raíces del asunto, que los franceses se hubieran ahogado en su propia sangre, no tuvo otra causa que el límite férreo en el que las dinastías,-de nobleza y clero, políticas y religiosas, purpuradas por el reflejo de las matanzas, con los Borbones a la cabeza, pero ésta ‘cabeza´ insuflada por los Papas de turno con el origen divino del poder sobre la propiedad hereditaria de tal límite, que aprisionaba cuerpos y almas-, querían perpetuar sobre los hombres comunes, despreciables venidos de menos a más, ricos en el trayecto de un día con las riquezas que ahora viajaban a través de los mares, libres de su propia tierra; hombres estos, de riqueza mercante, que habían hecho de la antigua Religión de la Propiedad, de ‘su’ Estado, un bien mostrenco, en el que ya los tradicionales bienes de abadengo, de abolengo, de realengo, se habían quedado sin el sustento del diezmo y del tributo, despóticos; pero, hombre éste, de riqueza mercante, al que había que chuparle la sangre para sostenerse, pues terminó sosteniendo tributariamente la nobleza y el clero, cuando la economía agraria se vino a menos, hinchándose las ciudades con sus habitantes, quedando París a reventar. ¡Ah… los hugonotes!, claro, de nada sirvió haberlos pasado a cuchillo por orden Papal, y de paso, a todos los partidarios del mercantilismo de los Países Bajos, Inglaterra y Norteamérica, estos que para el momento de la “Revolución…”, ya se habían liberado de la fuerza de gravedad, que dominaba el interior de Europa.:"ECLIPTICA"


Abril 09 - 2014
 

- Decir que las ideas puras e innatas son causa del mundo material, o contrariamente, decir que nuestra conciencia es sólo reflejo del desarrollo y avance de tal mundo en las sociedades artificiales, son dos contraposiciones que deben esclarecerse en la mente de los neófitos, en atención a los vicios y virtudes de carácter epistémico, que al final, de no hacerse, haría a los pensadores intrascendentes, por no decir que necios; un ejemplo propedéutico nos esclarecería un poco: si voy a donde el carpintero para que me fabrique una mesa circular, de tales dimensiones concretas, empíricas,-previa especificación del material-, este hombre entendería mis palabras abstractas, sólo porque en los extremos de la comunicación está implícito ‘el círculo como idea pura’, arquetípica, vacía, dispuesta para ser colmada con los contenidos empíricos de desarrollo social; si no fuera así, yo tendría que llevarle la tal mesa ‘hecha’, lo que sería absurdo;-por eso, Heráclito de Éfeso, enseñaba que el Espíritu es “LO COMÚN”, sólo cuando estamos “despiertos” no “dormidos”, única posibilidad de que exista el Logos entre nosotros-; continuando, “hablar de la Humanidad, la extensión, el dinero, el movimiento, el Universo, como meras abstracciones, o infinitos, no logran comunicarnos nada; es necesario hablar de la sociedad norteamericana, de la cultura china, japonesa o hindú; del metro lineal, cuadrado o cúbico; de alguna moneda nacional, o del caos cambiario de las diferentes divisas; del segundo luz; o de la ley de la gravedad, respectivamente”. "ECLIPTICA"


Abril 09 - 2014
 

- ¡Cuánto hablamos ahora de “globalización”!, en discursos que algunos verdaderamente aman y en antidiscursos que otros verdaderamente odian, contraponiéndolos individual o colectivamente de manera excluyente, por la simple razón de que encubren la ‘liberación’ de todo límite, o contrariamente, la ‘opresión’ dentro de los mismos; pero es necesario ir a su fundamento irreductible, para ver quién tiene la razón, pues en realidad, es el hecho cumplido por el Espíritu de la Historia, que desde entonces, ha dado recomienzo a la ‘historia que seguimos generando desde nuestro presente’, como herederos de esta grandiosa hazaña realizada por Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, exactamente, el 7 de septiembre de 1522; cuando éste último, sobreviviente de esta aventura para siempre, logró redondear el mundo, asunto que la gran mayoría de los hablantes desconoce groseramente, cuando se refieren a lo necesario de estos temas; pues este insuperable hecho, completó la Tierra en sus dos hemisferios, lo mismo que la Esfera del Cielo Estrellado, dándonos dos Cielos, o mejor, el Cielo completo; aunque, en puridad de verdad, yendo más allá, nos obliga a decir, que también completó el funcionamiento de nuestros dos hemisferios cerebrales,-que se había atrofiado desde la destrucción de la Ciencia de la Eclíptica, concomitante a la destrucción del Santuario de Cumas, los Libros Sibilinos, el Serapeum, así como los mitreos donde quiera que se hallaren en la inmensa extensión del Imperio Romano, en consecuencia material al Edicto de Tesalónica-, pero hecho redescubierto en su continuidad, que será de consecuencias inmediatas en M. Lutero, U. Zwinglio, S. V. Royen, R. Descartes, Félix Platter, y L. da Vinci, entre otros; pero, más precisamente, continuidad que nos descubrió la Ciencia del Eje, uniendo el infierno de los muertos, la tierra de los vivos, y el Cielo de los seres alados; cosa que ya no sería más el objeto propiedad de sacerdote y rey, independizándose la realidad, pasando a la pertenencia de la mera Ciencia, como necesidad de la nueva Gran Política, en este redescubrimiento de la herencia de Alejandro Magno para las Multitudes del Mundo, causa por la cual se fundara Alejandría."ECLIPTICA"


Abril 09 - 2014
 

-A diario nos referimos a algún tipo de “plano”; pero, ¿qué es o para qué? Nos obliga decir que, originariamente fue el “escuadreo inicial de la tierra”, “el nomo”, de donde viene la palabra ley, que los griegos tomaron como referencia de los egipcios; el lugar en que, el buey imponía la medida o el valor del trabajo en un día, a los hombres que entraban al interior de su límite, abandonando el mundo natural que antes disputaban con los animales; aunque, también es para todo lo que las personas hacen o piensan sobre el mismo, como ir y venir en la tierra, en los mares o en el Cielo estrellado, o quizás, para diseñar sus edificios; pero ahora, estrictamente, es el lugar en donde el hombre cientificista proyecta los movimientos, imaginarios o reales. "ECLIPTICA"


Abril 07 - 2014
 

Si decimos, “espíritu histórico”, estaríamos refiriéndonos a un supuesto ‘espíritu que deviene por gestación o incubado’, como algo secundario, inconsciente, humano, que va despertándose en la línea unidimensional del tiempo; contradictoriamente, sería un espíritu ciego, al que algunos filósofos dotan de súper voluntad libre, de fuerza causal propia; equivocándose en que, ‘alguien’, cualquier hombre, puede tomar la ruta de la Historia ejecutando lo necesario, o salirse de ella tan siquiera interesarse, eligiéndose a sí mismo, en un acto personal de su libre albedrío, aun siendo general o soldado; o más simple decir, subirse o bajarse de la Eclíptica, como quien toma o deja la ruta de un barco, sin que por tal decisión, éste se detenga. "ECLIPTICA"


Abril 07 - 2014
 

- Hablando de la Historia Universal,-no propiamente de la que nos describe el conocimiento experto del historiógrafo, de límites geográficos-, es decir, refiriéndonos a aquella desplegada por el “Espíritu de la Historia”, la que no se hace por voluntad humana sino que nos obliga desde sí misma,-o mejor, desde sí mismo-, en cada época, que trata de ser apresada por el filósofo, el teólogo, y en últimas, por el politólogo, es tan independiente de nosotros, que hasta se ha dado su propia forma: el caracol. "ECLIPTICA"


Abril 07 - 2014
 

- De manera indiscriminada utilizamos los términos ‘cultura’ y ‘civilización’, no importándonos el estricto referente externo y la correferencia que existe entre ambas denotaciones; simplificando el asunto, ‘civilización’ es cuando la ciudad se ha liberado del campo y de los límites territoriales: dinásticos, culturales, raciales, tradicionales y de las fronteras internas de todo poder; es vértigo, realidad independiente de nosotros mismos, pura libertad de pensamiento, liberalismo radical, democracia liberal, masa anónima, heterogénea, comercio libre de ultramar que impone rutas, oferta y salarios internacionales, derecho de gentes, moneda libre; terror inicial del Derecho Romano y Canónico de las dinastías europeas al Código Napoleónico, éste, destinado al hombre individuo de las Multitudes, que aspirará a ser el nuevo rico en las riquezas de nadie, que viajan a través de los mares. "ECLIPTICA"


Abril 05 - 2014
 

- Aunque la generalidad de los hombres son inconscientes de que todo se va del presente externo hacia ´su´ pasado interior, obscuro, personal, propio, insistimos en tomar lo histórico,-que en realidad es ‘lo pasado’-, lo comido, como causa del presente en que nos hallamos, aun del pasado personal de nuestras propias vivencias, invirtiendo lo real; el motivo primordial de esta “huida”, es porque lo espacial es inabarcable al presente concreto de toda criatura natural; y sin que lo sepamos, es la razón de la simultaneidad de las diferencias exteriores a nosotros mismos, que existen plenamente, tan sólo ante el Eterno Presente que no pasa, como Dios; resistiéndonos a ser vistos desde la Eternidad, desde todo afuera, por eso Edipo, no siendo La Luz, se arrancó sus propios ojos; así que, los más avezados y astutos, se postularon a sí mismos como agentes de la ‘santa inquisición’, de la dominación religiosa y política, no importándoles en nada el beneficio de la duda sobre sus víctimas, hasta llegar a la confesión bajo tortura, ¡tan sagradamente cerrados e inviolables nos hizo Dios!, Quien realmente, todo lo ve. "EL PRESENTE OLVIDADO"


Marzo 29 - 2014

david leon


Marzo 29 - 2014
 

- Aunque, habitualmente hablamos de la muerte, nos referimos desprevenidamente al cuerpo físico; cuando en realidad, es nuestro espíritu el que ha muerto, o ha quedado en la muerte, por cuanto, a través de los sentidos del cuerpo que ha perdido, recibía la plenitud de la realidad externa, de la que ahora ya no podrá apropiarse, lo que sería equivalente a perder los sentidos que del Cosmos llegan a nuestro planeta Tierra; acercando el asunto, se asemeja a un astronauta en estado de ingravidez.


Marzo 29 - 2014
 

El cristiano espera tener el rostro del Espíritu.
La "Ciudad Celestial" es de la cabeza, no de los pies.


Marzo 25 - 2014

david leon


Marzo 25 - 2014
 

- La ley del cuerpo, es el sentido o movimiento de lo externo a lo interno; de donde, los sueños son recomposiciones oníricas de imágenes tomadas de la realidad externa, repitiendo los sinsentidos o malentendidos de la misma, es lo que nos serviría de prueba; es decir, no constituimos nuestra realidad de adentro hacia afuera; ¿o es que existe alguna imagen originalmente tomada desde adentro, que dé forma a la realidad externa?


Marzo 25 - 2014
 

- "el Gran Arquitecto" de la ciudad, es el que da el "nombre" a todos los hombres sin distinción alguna, según el oficio, arte o profesión escogida.


Marzo 20 - 2014
 

- El origen de la propiedad, está en la 'fuerza extrahumana' que produce excedentes a un mismo dueño, lo que fue el origen de las dinastías de sangre, que mediante tal fuerza, se aseguraron propiedad, herencia, simiente y nombre, hasta hoy.